FacebookTwitterLinkedIn

crónicas

 

 Por Yolanda Saiz (Yoli) 

Geopaella de Terranatur por el 5º AniversarioEn esta ocasión quedo demostrado, una vez más, que el todo terreno es sólo una excusa para compartir vivencias con gente estupenda (tanto la ya conocida como los nuevos ruteros que se van incorporando a esta gran familia).

Comenzamos el fin de semana del 9 de noviembre de 2013 en LOS JARALES, un lugar especial tanto por el trato y la confianza de sus propietarios como por lo que la finca ofrece, vistas espectaculares, comida exquisita, diversión sin ningún peligro para los más pequeños y.... fiesta nocturna para los... no tan pequeños.

Aquí TERRANATUR nos tenía preparada una jornada diferente, para empezar... una GEOPAELLA... ¡¡HABÍA QUE ANDAR!!. Con GPS en mano y sin reductora, en grupos de 8-10 personas, nos pusimos a buscar los ingredientes de lo que después sería nuestra comida, una suculenta paella. La imagen era un cuadro, un montón de gente mirando una mini pantalla, deshaciendo el camino hasta llegar a nuestra recompensa. En más de una ocasión se nos pasó por la cabeza la posibilidad de sobornar a alguien para que compartiera con nosotros sus viandas ya que, el dichoso arroz se negaba a aparecer en escena.

El último fin de semana de noviembre de 2013, con un otoño retrasado y con los Picos de Europa ya nevados e inácesibles por pista, disfrutamos de una nueva aventura con Terranatur. Durante la ruta, disfrutamos paisajes dorados y blanqueados con las primeras nieves. Tomamos como base La Posada Peñas Arriba en Lon, Camaleño, ya todo un referente para nosotros por lo acogedor del lugar, el buen trato, y la rica gastronomía, elementos indispensables en nuestras salidas. 

El sábado comenzamos ruta vertical metiendo la reductora nada más comenzar con la subida a a la base de los Picos los Pandiellos. Allí tuvimos que dar la vuelta ya que algún vehículo 4x4 de los cazadores que había en la zona, cerraba el camino. Sin duda que los bosques de este valle tienen una magia especial que nos mantenía a todos atónitos.

Por Yolanda Saez.

Hoy es un día muy especial para nosotros y sale a relucir mi lado tierno así que, hay que aprovechar estos ratitos que de ellos casi siempre sale algo bonito.

Hoy hace un año que comenzó nuestra aventura con TERRANATUR. Tal día como hoy te conocimos Jaime, en un curso 4x4 para ver qué partido podíamos sacar a nuestro BLANQUITO. Desde el primer “hola”, con esa amabilidad que desprendes por los poros, ya nos sentimos cómodos y ¡ojo!, no era fácil, que nosotros íbamos con un SUV y justo detrás teníamos un Toyota con los amortiguadores del tamaño de una botella de 2 litros de Coca Cola!!!. La primera sensación fue un... hay madre donde nos hemos metido, la segunda ya se quedó en un... ná, esto está superado!!.

Por Jaime Roset.

Berrea del ciervo 2013 con Terranatur.No dejamos de sorprendernos. Para la mayoría de los participantes Las Hurdes han sido todo un descubrimiento, pero para nosotros, a pesar de haber surcado estos mares petrificados decenas de veces, esta comarca nunca es igual y también nos atrapa cada vez que regresamos.

El pasado 20, 21 y 22 de septiembre de 2013 nos dimos cita en el Complejo de Turismo Rural Riomalo, como de costumbre. Roberto, Abel, Yoli, David, Álvaro, Paco, Cristina, Bea, Juan Jo, Isabel, María, Paula, Ángel, Inma, Alexia, Alfonso, Manuela, Manuel y yo, Jaime, quisimos disfrutar de la berrea del ciervo, singular espectáculo de la naturaleza. Sin embargo, todo hay que decirlo, el verano retrasado y la falta de las primeras lluvias, nos dejaron el recuerdo de una berrea menos intensa que otras veces.

 Por Yolanda Saiz.

Desde hace ya meses teníamos claro que había que disfrutar de estas vacaciones. Si en una ruta de fin de semana se comparten tantas sensaciones, cinco días con TERRANATUR y RAID AVENTURA tenían que ser una experiencia inolvidable. No nos equivocábamos, desde luego para nosotros lo ha sido. Escrito estas líneas para intentar expresar el por qué de esta afirmación.

Por Jaime Roset Álvarez.

Normalmente las crónicas son una explicación más o menos pormenorizadas de lo que ha sucedido durante una salida, una actividad, una expedición. En esta ocasión dan ganas de hablar de sensaciones, paisajes y momentos, más que de lo que hicimos en sí.

Encontrar el sosiego de narrar los acontecimientos es algo complicado en nuestro mundo. En eso envidio mucho a los escritores, que son capaces de cerrar los oídos al exterior para asomarse a su alma y a su fantasía.

Como en estos momentos de septiembre, en los que todo arranca como un remolino, es cuando toca poner la carne en el asador de los proyectos para el nuevo curso, no me extenderé demasiado, aunque no por falta de ganas.